miércoles, 16 de junio de 2010

La Tortuga Boba

Share



La tortuga boba (caretta caretta) es una tortuga marina que habita prácticamente en todos los océanos del mundo, normalmente en aguas cálidas. Aún así, siendo de las tortugas marinas más abundantes, está considerada en PELIGRO DE EXTINCIÓN debido a varios factores que amenazan su existencia como anzuelos de pesca, vedas de arrastre, ingestión de plásticos, golpes contra embarcaciones y la pérdida de los hábitats de puesta debido a la ocupación turística.

Pueden pesar 200kg y medir 120cm. Su media de longevidad es de 50 o 60 años. Se alimentan de medusas, moluscos, crustáceos entre otros.

Estas tortugas han desarrollado aletas en lugar de patas para poder desplazarse mejor por el mar, medio al que están perfectamente adaptadas. Aunque tienen que subir a la superfície a coger aire, pueden estar hasta 7 horas sumergidas.

El macho presenta unas u ñas más desarrolladas en forma de gancho, precisamente como su nombre indica la función más importante es para engancharse al caparazón de la hembra para copular. La cola es mucho más larga que la de las hembras que es mucho más corta, apenas se aprecia.

La hembra, entra en su madurez sexual a los 20 años. Durante esta etapa de fertilidad, más o menos 30 años, tienen por misión aparearse e ir a depositar los huevos a la misma playa en la que nacieron. La media de huevos en toda su edad fértil es de 10.000 por hembra.

No reproducen todos los años, dejan una pausa de 1 a 2 años después de casa puesta para ovular.

Es normal encontrarse en esa época a los machos rondar las cercanías de la orilla del mar.

La hembra se adentra en la playa, recorre la arena, aplasta el morro en ella para buscar la adecuada. No vale en cualquier sitio, la arena debe estar perfecta para ellas. Una vez han localizado el sitio exacto, empiezan a cavar con las patas traseras hasta hacer un agujero lo suficientemente profundo para no ser percibidos por depredadores y depositan sus huevos (de 70 a 120 por puesta).

El sexo de la futura descendencia dependerá de la incubación, aunque siempre nacerán más hembras que machos.

Ahora sólo toca esperar, no sólo a que pase el tiempo (de 50 a 70 días), también a que tengan suerte y esos agujeros no sean removidos por otras hembras ansiosas de depositar los suyos propios, dañando gravemente a los que ya habían dentro. También deberán sobrevivir a los depredadores y furtivos, a los turistas...

Cuando nazcan, siempre de noche, les queda una vida muy dura, no sólo el recorrido desde su agujero hasta la orilla del mar, guiadas por el reflejo de la luna en él, también tendrán que sortear grandes peligros en su nuevo hábitat para no ser devoradas.. lamentablemente un número muy reducido de ellas lograrán sobrevivir y tener nuevamente una descendencia para asegurar su especie.

Una de las curiosidades de estas tortugas, es que vuelven a su lugar de origen. Aún un misterio por resolver. Se cree que en el momento de nacer, su cerebro recoge la información necesaria, debido al campo magnético que ejerce la tierra, como tal brújula que lleva una aguja imantada para marcar el norte, es precisa y nunca falla.

1 comentario:

Kiko dijo...

Una pena lo que ocurre con la tortuga boba.
Hay muchísimos centros de recuperación a lo largo de toda la península, pero aún así no es suficiente.

Saludos y a seguir luchando.